Roaming: Como evitar sorpresas en la factura por itinerancia de datos

Consejo Práctico

La itinerancia de datos es un concepto utilizado en la telefonía móvil que está relacionado con la capacidad de enviar y recibir datos en redes móviles fuera del servicio local de la propia compañía, durante la estancia en otro país diferente con la red de una empresa extranjera, o bien, dentro de la zona de servicio de otra empresa del mismo país.

Tener activada la itinerancia de datos supone la posibilidad de poder usar Internet móvil en el extranjero, utilizando las áreas de cobertura de las diferentes empresas de telecomunicaciones que operan en el país de destino sin necesidad de realizar ningún procedimiento extra. Gracias al roaming, por lo tanto, una persona puede viajar por el mundo con su teléfono móvil y seguir comunicada, independientemente de la red específica que haya desarrollado su empresa de telefonía. Para que esto sea posible, las diferentes compañías de telecomunicaciones establecen acuerdos de roaming.

Si bien el servicio de roaming es muy común y lo usa cada vez más gente en todas partes del mundo, todavía al día de hoy sigue dando sobresaltos a más de un cliente cuando llega la hora de pagar la factura después del viaje, y por eso los usuarios deben estar muy atentos antes de dar de alta cualquier plan.

Veamos algunos consejos para evitar las desagradables sorpresas relacionadas con el roaming:

  • En primer lugar, es esencial revisar las condiciones con lujo de detalle, desde los plazos de activación y desactivación hasta las tarifas, tanto de las llamadas como de los datos (el uso de Internet). Es importante señalar que muchas compañías activan automáticamente el servicio de roaming a sus clientes en cuanto salen de la red nacional. Por tanto, conviene revisar el plan de datos de nuestra línea para comprobar sus condiciones, ver si incluye el servicio de itinerancia de datos y cuáles son sus costes, para evitar que nos salga por un pico utilizar Internet móvil en el extranjero.
  • Para aquellos usuarios que no tienen contratado el servicio, se recomienda hacer los trámites necesarios antes de viajar. Esto se debe a que en algunos casos la activación se realiza por teléfono, tanto llamando a la compañía operadora como recibiendo un mensaje de texto con un código de confirmación, por lo cual una vez cruzada la frontera resulta imposible.
  • Averiguar acerca de promociones y bonos especiales para las tarifas deseadas en el destino escogido. Las ofertas de este tipo son muy comunes, y si no las solicitamos específicamente puede ocurrir que acabemos pagando mucho más, simplemente por activar el servicio por defecto. Para estar al tanto de estas cuestiones, suele bastar con visitar el sitio web de la empresa o llamar al servicio de atención al cliente. Si tienes una idea aproximada de cuántos datos usarás cuando estés fuera, todos los operadores de telefonía móvil ofrecen bonos de datos a un precio fijo que se pueden comprar con antelación.
  • Usar WiFi siempre que sea posible, ya que en el extranjero el uso de datos suele ser mucho más caro que en el territorio nacional. Al activar el roaming, lo normal es que debamos decir adiós por un tiempo a nuestro plan de datos y comenzar a pagar por cada byte transferido. Por otro lado, en todas las grandes ciudades existen cada vez más puntos de acceso WiFi gratuitos o que exigen una mínima consumición.
  • Tener en cuenta, que el abrir archivos adjuntos a un correo electrónico, así como la descarga de aplicaciones, juegos en línea o incluso el acceso a las redes sociales, puede suponer un gran consumo de datos.
  • Cuidado con los Países que no forman parte de la Unión Europea, casos como los de Andorra, Suiza o Serbia, que por no estar adheridos a la unión no tienen limitación en sus tarifas de Roaming, por lo que el coste de la factura puede ser desorbitado.
  • En caso de que no nos interese el servicio de Roaming, dado los altos costes que genera, conviene revisar antes de salir de viaje que la itinerancia de datos está desactivada en la pestaña de redes móviles de la configuración de conexiones inalámbricas de nuestro dispositivo móvil.